Puno: “Lo más hermoso es que los niños a la chacra lo sientan como suyo”

Institución educativa de Potojani Grande integra la crianza de la agrobiodiversidad a las actividades del currículo escolar.

La tercera semana de octubre es tiempo de intensas siembras en el Altiplano. Siguiendo esto, en la IEP 70111 de Potojani Grande, Chucuito Puno, docentes y padres de familia iniciaron la siembra de la chacra escolar en los predios de dicha institución educativa.

‌Han elegido el 21 de octubre, después de luna nueva, para iniciar muy temprano con una ceremonia de bienvenida a las semillas colectadas de sitios aledaños, como Acora e Ilave.

En Potojani Grande, por el microclima y la práctica biocultural, suelen sembrar siempre después de la octava de la fiesta de Rosario en octubre y antes del primero de noviembre, fiesta de todos los santos.

La llegada de la lluvia en este momento ritual anunció un día promisorio. Las madres expresaron su alegría, por cuanto se presagia -el año que viene- como de buenas cosechas.

Es importante recalcar que las familias determinan sus actividades chacareras en función de las diversas señas o bioindicadores, y para este caso un gran referente es la festividad de Rosario en octubre, todos los santos, San Martin en noviembre y finalmente el 8 de diciembre la Fiesta Concepción, fecha para las últimas siembras.

Antes de iniciar con la siembra grande en la chacra escolar, como parte de la vivencia de la comunidad, se inició con un permiso ritual encabezado por el director de la entidad educativa Percy Salazar Apaza; las semillas fueron floreadas y recomendadas con coca y vino a la madre tierra.

Posteriormente, en los predios de la escuela se sembraron alrededor de 300 kilos de papá nativa como imilla negra, ccompi; también se cultivaron 10 kilos habas e introdujeron 10 kilos de trigo. El área cultivada fue de 1 hectárea aproximadamente. Esta labor estuvo a cargo de la asociación de padres y madres de familia de la escuela.

Percy Salazar, director de la IE, señaló que más de 45 kilos de semilla de papa serán sembradas por los estudiantes en las parcelas de sus padres. “Lo más hermoso es que los niños a la chacra lo sientan como suyo y lo cuiden con cariño con su propia sabiduría y eso sea lo mas significativo para cada estudiante”, manifestó.

Debido a los protocolos propios de la emergencia sanitaria, se tuvo la participación de cerca de 55 niños y niñas menores de 10 años, estudiantes de la escuela, y 11 padres de familia.

Está actividad estuvo coordinada por la organización Acción Sostenible para la Afirmación de la Pluriculturalidad (ASAP), en el marco del Proyecto Regional Andino (PRA), cuyo objetivo es restituir la diversidad biocultural de la zona aymara.

Emergencia productiva

Decretado el estado de emergencia en el país, el PRA, reorienta sus acciones para atender las emergencias sanitaria y productiva-alimentaria en las zonas donde interviene. Pero también se ha venido trabajando con las instituciones educativas para que, a través del currículo escolar, acojan estos temas y puedan promover actividades que contribuyan a estas líneas.

Una de estas acciones ha sido fortalecer la crianza de la agrobiodiversidad dentro y fuera de las escuelas, en las que docentes, estudiantes, padres de familia y toda la comunidad participen de actividades comunitarias en las chacras escolares y familiares promoviendo un aprendizaje útil y culturalmente pertinente de interés del niño y de la comunidad, creando un nexo entre el saber local y las áreas de aprendizaje escolar.